miércoles, 18 de junio de 2008

Mundo viejuno: 1992

Hace tiempo que no hacía repaso a un año del mundo viejuno, pero es que este 1992 es digno de ver. Echemos un ojo a las mejores películas de aquel ya lejano año.

Maridos y mujeres (Woody Allen). En mi opinión (que presupongo solitaria) la mejor película del genio de Manhattan. Contiene todo el universo clásico del director y guionista cuyo tema principal se resume ya en el título. El personaje de Juliette Lewis quedará para siempre en nuestro recuerdo.



Sin perdón (Clint Eastwood). En una palabra: ACOJONANTE. En una sola película Eastwood contruye todo un homenaje a un género y a la vez lo entierra para siempre. Una película poderosa que destruye toda la mitología que rodea al western. Atención a la banda sonora y a las interpretaciones de Gene Hackman y Morgan Freeman, a la vez que la del mismo Eastwood.

Reservoir dogs (Quentin Tarantino). Se trata de uno de los debuts más frescos y prometedores de la historia del cine reciente. Con su verbo rápido marca de la casa, Tarantino contruye una violenta historia de gangsters que queda en el recuerdo. Portentoso reparto que incluye a Harvey Keitel, Michael Madsen, Steve Buscemi o al propio director, pero quien brilla ofreciéndonos una de las mejores interpretaciones de su carrera es el siempre genial Tim Roth. Los temas musicales, como siempre que se trata de una peli de este autor, brutales.

Vacas (Julio Medem). Y aquí tenemos otro espléndido debut. El del rey del cine romántico. Una película preciosa que es a la vez un homenaje al amor imperecedero y al País Vasco. Interpretada por Carmelo Gómez, Emma Suárez o Karra Elejalde es, sin duda, una de las mejores películas del cine español.

Teniente corrupto (Abel Ferrara). Harvey Keitel da un recital interpretando a este policía corrupto adicto al juego y las drogas que intenta redimirse mediante la investigación de una violación a una monja. Es una de esas películas en las que sabes perfectamente cómo va a terminar... y eso da más fuerza a cada una de sus escenas.

Pero en este 1992 también hubo más películas que vale la pena recordar:

- El sol del membrillo (Víctor Erice)

- Aladín (Ron Clements / John Musker)

- Ocurrió cerca de su casa (Rémy Belvaux / André Bonzel / Benoît Poelvoorde)

- El juego de Hollywood (Robert Altman)

Ojalá podamos disfrutar de muchos años como aquel...