viernes, 4 de septiembre de 2009

Coco enseña cine: El salto de eje

Hoy Coco nos quiere hablar de algo que desde su punto de vista es interesante. Ya veremos si también lo es desde el vuestro. En todo caso démosle paso.

Imagináos una escena. Dos personas están de pie cara a cara conversando. A la izquierda la tenemos a ella, vestida de rojo. A la derecha está él, con gabardina y gafas de sol. Y de repente, tras un corte, lo vemos a él a la izquierda y a ella a la derecha. ¿Qué raro? ¿Qué ha pasado? ¿Cómo se han movido tan rápido? En realidad ellos siguen en su sitio continuando con su conversación, lo que pasa es que es la cámara la que ahora está grabando desde "el otro lado". A esto se le llama "salto de eje".

La idea es que hay un eje imaginario entre los interlocutores (el que marcaría su mirada). Esa línea imaginaria dividiría el espacio en dos mitades (el suelo quedaría dividido en dos semiplanos y los actores estarían justo encima de la recta que los delimita). Mientras la cámara no se salga de ninguno del mismo semiplano el personaje de la derecha estará siempre a la derecha y el de la izquierda siempre a la izquierda, por lo que no se corre el riesgo de marear al espectador. Sin embargo si hay un corte y la siguiente toma es desde el otro semiplano se ha saltado el eje (la cámar estaba a un lado del eje y "ha saltado" al otro) y los personajes cambiarán su posición relativa, lo que produce una extraña sensación en el espectador, por lo que debe evitarse.

Veamos algún ejemplo. No ha sido muy fácil encontrar, así que os pongo este de la serie Scrubs. Podéis ver los saltos de eje en los segundos 26 y 31. Queda raro, ¿verdad?




Ahora os pongo otro ejemplo. Este es más curioso porque se da en un partido de fútbol. Al saltar el eje las porterías "cambian de lado". La verdad es que el efecto queda original y lo más posible es que fuese hecho con intención. Se trata de Los 400 golpes de François Truffaut. El salto de eje se da en el segundo 16.




Bueno, pues ya hemos visto qué es el salto de eje. Hemos comprobado que queda muy raro y que en general es mejor no usarlo. Por otra parte también hemos visto con este último ejemplo que, como toda regla en el mundo del cine, uno se la puede saltar con fines artísticos y puede quedar bien. Ahora cabría preguntarse si es posible pasar de un lado al otro del eje sin saltárselo y para hacer esto los expertos nos ofrecen varias posibilidades:

- Se realiza un travelling en el que la cámara pasa de un lado al otro del eje.
- Un personaje se desplaza durante la acción y al desplazar el eje la cámara queda al otro lado.
- En un plano intermedio la cámara se sitúa sobre el mismo eje.
- Se introduce un plano detalle en medio del salto del eje. De este modo el salto no es tan llamativo.

Visto esto vamos a ver un caso en el que se ha hecho esto correctamente. El extracto es de la película The holiday y han optado por la primera de las posibilidades. Se puede ver pasado 1 minuto y 7 segundos.




Y bueno, como despedida os pongo el genial corto ¡Tía, no te saltes el eje! que mientras se ríe con este tema nos deja unos buenos ejemplos de lo extraño que queda el salto de eje y del efecto que produce en el espectador (¡si me estás dando la espalda, tía!).



Pues nada, espero que os haya gustado mi intervención de hoy y como siempre estoy abierto a vuestras sugerencias.