sábado, 24 de septiembre de 2011

Recomendamos: Un gato en París

Breve, sencilla, pero entretenida y muy bonita, esta película de animación franco-belga nos cautivará mediante sus colores y formas. Un film que toca de fondo la importancia de la buena conciliación de la vida laboral y doméstica. La cinta es adecuada para los más pequeños y, aunque su simplicidad narrativa pueda ser un inconveniente para espectadores más adultos, su belleza plástica hará las delicias de todos aquellos que se atrevan a dejarse llevar a este París nocturno tan multicolor.