martes, 31 de enero de 2012

Recomendamos: El topo

Tomas Alfredson se descubrió hace 4 años ante la crítica internacional. No sólo ofrecía una historia original y trangresora sino que demostraba una gran capacidad para sugerir melancolía por un tiempo y una forma de vivir ya pasados... Y no fue cosa de un día. El sueco vuelve a demostrar buen pulso en su salto al cine en inglés. Un diseño de producción cuidadísimo, un montaje preciso de tiempo lánguido y una fotografía bella a la par que discreta son el envoltorio perfecto para una historia de gran interés poblada por personajes aún más interesantes. Casi todos ellos con una profundidad poco habitual en una producción de este tipo. Y esto sólo es posible gracias a un reparto genial en estado de gracia: Colin Firth, Tom Hardy, Mark Strong, Benedict Cumberbatch, Toby Jones, John Hurt, Ciarán Hinds... y capitaneando la función Gary Oldman. Yo tengo mis preferencias, pero vean la película y elijan al que quieran. Me descubro ante el realizador, que demuestra que no sólo sabe crear atmósfera sino que también es un estupendo director de actores. Cine negro al estilo clásico que debería convertirse en un clásico del cine negro.