sábado, 28 de enero de 2012

Recomendamos: Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres

Me declaro, en general, en contra de los remakes que se realizan porque sí y que tienen como único objetivo hacer aumentar la caja de caudales de algún estudio. Este caso no es del todo diferente, pero se puede decir que esta versión americana hace interesantes aportaciones respecto a la original sueca (y bebe mucho más de las aguas del original literario que de las de la anterior mirada cinematográfica). Rubrica la obra David Fincher quien, aunque no logra una magnífica película sí que consigue dar más lustre a la historia de lo que hicieron en su día los escandinavos. Y es que se percata de que lo interesante aquí no son los hechos que acontecen, sino los personajes: ella, pero también él. Daniel Craig no llega a sacar todo lo que podría de su personaje, aunque al menos el guión le brinda varias oportunidades. Por otro lado: Rooney Mara. Me enamoró. Y por eso no voy a juzgarla, porque sería totalmente parcial. Seguramente si no fuera así no estaría recomendando la película en este momento. Pero lo hago. Atención también a la música de Trent Reznor y Atticus Ross que, aunque no es tan buena como en su anterior colaboración con el director, sí que resulta interesante. Aviso: Los títulos de crédito pueden resultar desagradables e incluso aburridos (sí, mala combinación) pero no tienen nada que ver con lo que después será la película. En resumen, una versión mejor terminada y mejor escrita que la sueca, aunque algo menos valiente. Es decir, Hollywood haciendo bien su trabajo.