martes, 9 de junio de 2009

Recomendamos: He died with a felafel in his hand

Para entender cómo es esta película no hay más que leer su título. Se ve que es la adaptación de un libro de esos supuestamente inadaptables y que, como se ha hecho anteriormente en estos casos, se ha optado por hacer una versión completamente libre que mantenga el espíritu del original. La película a la que nos enfrentamos es un film completamente salvaje en el sentido de "no domesticado". Y no quiero decir que sea demasiado fuerte, sólo que parece un tanto sin pulir. Como si no respondiera a ninguna regla. Ahora bien, es una película muy entretenida y divertida y creo que tanto su director Richard Lowenstein como su actor principal Noah Taylor hacen un trabajo que se recordará, si no por su bien acabado sí por su original resultado. Una rareza venida desde Australia que seguro será del interés de quien ande buscando un sabor diferente. Sabor a falafel... o a lo que sea.