domingo, 6 de noviembre de 2011

Recomendamos: Mientras duermes

En el cine hemos visto mucho psicópata y mucho loco suelto, pero rara vez nos habíamos topado con un personaje tan malnacido. Luis Tosar encarna a un auténtico cabronazo, un hijoputa de tomo y lomo. Y lo hace muy bien. Lo borda. El objeto de sus maléficos planes es una Marta Etura siempre sonriente y resplandeciente, quien pronto se convierte en la archienemiga del amargado portero interpretado por Tosar. Estamos hablando de la mejor cinta de Jaume Balagueró hasta la fecha. Una película que mantiene el ritmo de principio a fin y que resulta sorprendente, sencilla y agobiante. El realizador consigue que por momentos suframos por el devenir del monstruo protagonista, pese a que en toda la cinta no llega a realizar ningún acto que pueda otorgarle redención. Y entonces uno se pregunta: si por un momento me he puesto del lado de semejante personaje, ¿eso en qué me convierte?