lunes, 23 de febrero de 2009

Recomendamos: El luchador

Dejando atrás todo el artificio que suele rodear a sus películas (estupendas todas ellas, por otra parte) Darren Aronofsky nos muestra una cinta de una desnudez exquisita en la que se centra fundamentalmente en el trabajo de sus actores. Y es que si El luchador es algo, es ante todo una película de personajes. Mickey Rourke está brillante en la piel de este luchador que cometió demasiados errores a lo largo de su vida, personaje cuya biografía parece una fotocopia de la del actor. Pero el ex-sex symbol de los 80 no está solo en este trabajo, Marisa Tomei y Evan Rachel Wood dan la talla en este estudio sobre el paso del tiempo, la añoranza y el perdón (a uno mismo). Puede parecer una película bastante vista, pero desde luego resulta sorprendente dentro de una filmografía extraña como es la de Darren Aronofsky. Y si el trabajo de los actores es el pilar principal del film no desdeñaremos la astucia con que se mueve una cámara hábil en su tarea de endiosar o demonizar a sus personajes principales. La banda sonora del habitual colaborador del director, Clint Mansell, se redondea con canciones de los 80 (el momento en que suena el Child o'mine de Guns N' Roses da sentido a toda la película). Aunque quizá su escena final chirríe en algunos momentos se trata de una película muy sincera de uno de los últimos grandes genios que ha dado el cine.