martes, 3 de febrero de 2009

Recomendamos: Hana

¡Vaya sorpresa de película! Ya me sucedió en su día con la anterior película de Hirokazu Koreeda, pero me ha vuelto a sorprender. Hana es una película muy divertida y entretenida. Si Sin perdón enterró el cine del oeste, la que nos ocupa es el epitafio perfecto para el cine de samuráis. Con ritmo de comedia ligera se nos narra el final de los días de los samuráis desde el punto de vista de un barrio pobre de Edo. Con un reparto muy coral, el guión trata con cariño a todos los personajes y construye una historia muy interesante. La fotografía también es excelente y contribuye, junto a la música, al preciosismo de la historia y, dentro de la poca ostentación de la que hace gala el film, el trabajo de dirección artística también es estupendo. Aunque en un rol muy secundario (pero fundamental), se deja ver el superastro del cine japonés Tadanobu Asano, quien pone la guinda a un reparto muy bien compensado. Se trata de una película genial de esas que te dejan con una sonrisa en la boca.