viernes, 6 de febrero de 2009

Recomendamos: El viaje de Chihiro

Y la otra ganadora de nuestra encuesta es ésta. El gran dios del cine de animación Hayao Miyazaki se convirtió con esta película en el primer director en ganar un festival de clase A por una película de animación (ganó el Oso de Oro de Berlín). Como es habitual en el cine del director nipón se nos cuenta una historia llena de aventura, fantasía y ternura en la que la protagonista es una niña, pero está cargada de estupendos personajes secundarios. La historia, a ratos aterradora (se ha dicho que es una metáfora de la prostitución infantil), es fascinante y para tratarse de una película para niños (Miyazaki siempre defiende que el cine de animación debe hacerse para los niños) tiene una gran complejidad moral. Sin lugar a dudas una de las grandes joyas del cine de animación y quizá el más redondo de los films del realizador tokiota.