miércoles, 13 de febrero de 2008

Infierno: Battle Royale 2

Por si alguien, tras el visionado de la anterior recomendación, se ve arrastrado a ver su secuela, no quería tardar en poner de manifiesto sus enormes diferencias. Y es que todo lo que en aquella era acierto en esta segunda parte da vergüenza ajena. Kinji Fukasaku, tras el éxito de la primera parte, acometió la realización de este Battle Royale 2, pero falleció a mitad faena y tuvo que terminarla su hijo Kenta Fukasaku. Tampoco hay que cargar contra éste todas nuestras furias ya que el despropósito ya proviene del guión. Quizá no se entendió bien que el éxito del Battle Royale original provenía principalemente de sus personajes y de las ingeniosas situaciones a las que se les enfrentaban, además de su fácilmente excitable (en el más sexual de sus sentidos) naturaleza adolescente. Sin embargo esta continuación no es más que una larga escena bélica rodada sin gracia. De verdad que sufrí de lo mala que era. Por favor, sed conformistas y no abráis la caja de Pandora que es Battle Royale 2. Vuestras neuronas os lo agradecerán.