domingo, 24 de febrero de 2008

Recomendamos: I'm a cyborg, but that's OK

Abandonando ya la crueldad infinita de su Trilogía de la venganza, Park Chan-wook regresa con una especie de cuento de amor. La película, muy brillante y colorista, nos introduce en un universo casi mágico aunque con pequeños momentos de violencia. I'm a cyborg, but that's OK transcurre en un hospital psiquiátrico donde tenemos a la chica protagonista, quien se cree que es un cyborg y no come nada ya que piensa que eso podría dañar a sus circuitos internos, y al chico, quien no habla y lleva siempre una máscara de conejo azul. La película es bonita y romántica y tiene momentos muy divertidos. Vale la pena verla.